Obstrucción de vias lagrimales

El lagrimal tapado u obstruido es una afección que se manifiesta en una dificultad para la eliminación de la lágrima y, por lo tanto, en un lagrimeo constante y bastante molesto. El grado de lagrimeo y la incomodidad que sufre el paciente dependerá, por tanto, de la cantidad de lágrima que produzca, pero también del grado en el que el conducto lagrimal esté obstruido. Esta obstrucción de la vía lagrimal puede ser completa o parcial (estenosis).

 

Los principales síntomas del lagrimal tapado son: lagrimeo excesivo que puede acompañarse de secreción (legañas), ojo rojo e, incluso, infección en el saco lagrimal.

 

La obstrucción de la vía lagrimal puede producirse por múltiples factores: traumatismos, acumulación de detritus, blefaritis, conjuntivitis… aunque, en la mayor parte de los casos, el origen del lagrimal tapado es desconocido.

 

En cuanto al tratamiento para corregir el lagrimal tapado, la elección de una técnica u otra dependerá de cada paciente, según el nivel y el grado de obstrucción, de la anatomía de su vía lagrimal y del estado de la fosa nasal.

 

Volver a Tratamientos ►

Logo de ojo
PEDIR CITA  >